SIGUENOS EN FACEBOOK

Mayor Raúl Alejandro Girón cantó más que un gallo y hunde al coronel Núñez de Aza.




El mayor Raúl Alejandro Girón Jiménez desenmascaró el entramado de corrupción que funcionaba en el Cestur y en el CUSEP, al revelar en detalles de cómo operaba el entramado liderado por el mayor general Adán Cáceres y el coronel Rafael Núñez de Aza.


Aseguró que Rafael Núñez de Aza era el cerebro financiero del entramado de Adán Cáceres y que instalaron en Politur y el Cuerpo Especializado de Seguridad la venta de especialismo.

Girón Jiménez dijo que él tenía entre sus funciones recolectar los dineros de las instituciones montos millonarios para entregárselo en reuniones nocturnas a Rafael Núñez de Aza.

Las reuniones para la entrega de los dineros se hacían de noche en el “centro de mando” que era la casa de Rafael Núñez de Aza en el residencial Colinas del Oeste. La noche servía para evitar que identificaran a los que recogían dinero para entregárselo.

Girón Jiménez explicó que en los allanamientos que realizó el Ministerio Público le ocuparon el celular que contiene las conversaciones de las órdenes recibidas por él de Núñez de Aza.

Este alto oficial, supuestamente, le ordenó a Girón Jiménez que borrara las nóminas de Cestur para limpiar evidencias, pero en vez de eso las guardó en su disco duro personal, que está en poder del Ministerio Público.

Dijo que aceptó colaborar con el Ministerio Público porque ha decidido reincorporarse a la sociedad.

“Yo decidí reincorporarme a la sociedad. En vez de estar a mi mano derecha como los demás coimputados, en vez de tener mis abogados pagados y millones de pesos garantizados. Estoy de acuerdo con los planteamientos del MP porque es la verdad, ya no voy a mentir más”, dijo Girón.

Dijo que recibió las órdenes de borrar las nóminas y las conversaciones de WhatsApp, en momentos en que se produjo el cambio de gobierno.

Pasada la medianoche, Girón continuaba declarando ante la magistrada Kenia Romero.
Piden libertad


Más temprano los implicados en el caso de corrupción denominado Operación Coral solicitaron que sea desestimada la solicitud de prisión preventiva que hizo el Ministerio Público en su contra y por consiguiente que les otorgaran la libertad pura y simple.

Durante el conocimiento de la medida de coerción varios de los imputados tomaron la palabra para expresar ante la jueza Kenia Romero que se comprometen a presentarse a los actos del proceso cada vez que sea necesario, mientras dure la investigación del Ministerio Público, a cambio de ir a la cárcel.

La defensa de Adán Cáceres aprovechó su turno para atacar al imputado Alejandro Girón, de quién dijeron “es un delincuente confeso” que recibió un trato “dulce” del Ministerio Público para “joder” al mayor general Adán Cáceres.

En tanto que el abogado de la pastora Rossy Guzmán Sánchez, consideró que su defendida fue tratada por el Ministerio Público como uno de los mercaderes que Jesús echó del templo.

“Lo que hizo el Ministerio Público fue tratar a Rossy Guzmán como uno de los mercaderes que Jesús echó del templo, y mofarse de su condición de pastora y de ser humano”, aseguró el abogado Héctor López Rodríguez, quién también defiende a Tanner Flete Guzmán, hijo de la pastora.

Asegura que no existen elementos de prueba para sostener que la pastora Rossy y Tanner Flete son autores o cómplices de un ilícito penal. Además de que no existe peligro de fuga.

Mencionó que la pastora Rossy “ha colaborado entregando toda la documentación relacionada a sus actividades comerciales. Ha presentado todos los arraigos de que no se sustraerá del proceso”.

También expresó que hace cuatro años que salió un reportaje periodístico donde acusaban a la pastora Rossy Guzmán de actividades ilícitas, y que si hubiera querido fugarse en ese tiempo ya lo había hecho. Mencionó que Rossy se presentó a todos los interrogatorios a los que fue citada.
Pobre muchacho


El abogado López Rodríguez consideró que el Ministerio Público ha cometido una injusticia al apresar a Tanner Flete Guzmán. Dijo que lo hicieron solo por ser hijo de la pastora.

“Está metido en esto solo porque es hijo de Rossy Guzmán. Esto con el único fin de quebrar a su madre. No hay razón de que este muchacho esté sometido a esto. Es un abuso del Ministerio Público apresar un muchacho de 22 años porque su madre le pidió que fuera socio en una empresa que ella estaba constituyendo”, expresó el togado.

Refirió que Tanner Flete Guzmán tiene 22 años, dos hijos y aunque es accionista de la empresa Único Real State y cabo de la Policía, en su tiempo libre hace servicio de taxi en Uber. Dijo que si lo envían a prisión el Estado le troncha el futuro a un joven y tendrá que hacerse cargo de sus dos hijos.

El grupo fue apresado durante la realización de 27 allanamientos simultáneos en el Distrito Nacional y varias provincias del país.
Fuente Diario libre.
No le dañen la vida a un joven

El sargento de la Armada Alejandro José Montero Cruz dijo que no tiene ningún tipo de vínculos con los otros imputados, y consideró que lo incluyeron en el expediente por ser inquilino en un apartamento de Adán Cáceres. “El 24 de abril yo fui víctima de un allanamiento en mi hogar, donde yo resido con mi familia, ese allanamiento viene porque ese inmueble está a nombre de Adán Cáceres. Tengo casi tres años siendo inquilino de ese apartamento, nunca he tenido contacto con Adán Cáceres”, explicó.



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.

MUCHAS BENDICIONES A TODAS MADRES