SIGUENOS EN FACEBOOK

Llamó al 911, dijo que “el diablo” la estaba atacando y cuando la policía llegó encontró a un niño decapitado.


Una mujer enfrenta posibles cargos de homicidio luego de que la policía encontrara a su hijo de 6 años brutalmente asesinado a puñaladas en su casa de Kansas City, Missouri (EEUU), a la que habían llegado a responder una llamada al 911 hecha por la propia madre.

Según las autoridades, Tasha Haefs, de 35 años, habría llamado a los servicios de emergencia alegando que “el diablo” la estaba atacando. Pese a que la mujer no se identificó, los oficiales creen que fue Haefs, pues la llamada provenía de su casa.

Según la denuncia de asesinato en primer grado y acción criminal armada interpuesta contra la mujer, cuando los oficiales se acercaron a la casa para darle respuesta a la inusual petición de auxilio, encontraron sangre y cabello en los escalones y la puerta principal.

“Los oficiales pudieron determinar que la residencia estaba ocupada por una mujer”, dice la denuncia. “Sin embargo, ella se negó a abrir la puerta”.

La denuncia establece que los investigadores se enteraron rápidamente de que varios niños vivían en la casa y que los vecinos no los habían visto en varios días.

“Los agentes, al intentar ponerse en contacto con la ocupante femenina, observaron lo que parecía ser la cabeza cortada de una persona fallecida cerca del umbral de la residencia”, se alega en la denuncia. “Los agentes, que temían por la seguridad de los niños que quedaban dentro de la residencia, forzaron la entrada en circunstancias extremas y detuvieron a la ocupante femenina sin incidentes”.

Durante una redada en la casa, la policía no encontró a otros niños, pero “ubicó el cuerpo decapitado de un niño pequeño cerca de la puerta principal de la residencia”, según la denuncia.

Un medio local de Kansas también informó que encontraron un perro muerto en la casa.

“La mujer sospechosa tenía sangre aparente en su persona y se observaron dos cuchillos con sangre aparente en ellos a plena vista en toda la residencia”, se lee en la denuncia. En el lugar también se recuperó un destornillador manchado de sangre.

El hijo de Haefs no ha sido identificado, pero su muerte ha sido declarada un homicidio.

Mientras hablaba con la policía, “Haefs admitió haber matado a la víctima en la bañera y haberla decapitado”, se lee en la denuncia.

Haefs permanece bajo custodia policial sin fianza.

 

INFOBAE

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.

Dios te ama..