SIGUENOS EN FACEBOOK

Se profundiza la polémica por las tres causales.


POR: JAYSSI CAPELLÁN

SANTO DOMINGO.- Con la insistencia de que la eventual despenalización el aborto bajo ciertas circunstancias no obligará a ninguna mujer a interrumpir un embarazo, el campamento de activistas que lucha por la inclusión de las tres causales en el Código Penal celebró este sábado diversas actividades artísticas en su décimo día de protesta.

Mientras que grupos evangélicos consideran que aprobar las  causales abriría la puerta al aborto libre en el país.

La perseverancia reina dentro del campamento instalado frente al Palacio Nacional.

Ahí, Justina Santana, madre de cinco hijas y abuela de 13 niñas, se unió a la manifestación por temor de que alguna de sus descendientes se vea afectada por alguna de las tres causales y no tenga la opción de decidir entre su vida y mantener un embarazo.

Justina Santana, feminista, dijo “es muy terrible usted perder un hijo por un feto que todavía no se sabe lo que a ser o por un feto que venga con una malformación, que es un feto que va a morir. Que mi nieta se me muera, que mi hija se muera por el simple hecho que nos quieran imponer que tenga que parir ese muchacho obligado no es justo”.

Las activista que desde hace 10 días están apostadas en el campamento insisten que no luchan por la aprobación de un aborto libre, sino únicamente cuando la vida de la madre corra peligro, cuando el embarazo sea fruto de una violación o cuando el feto tenga malformaciones incompatible con la vida.

Patricia Solano, feminista, expresó “esto no es un tema de religión, esto es un asunto de salud pública, políticas públicas del Estado”.

Algunos legisladores se oponen a cualquier tipo de interrupción del embarazo, incluido cuando la vida de la madre esté en peligro y que representa la única circunstancia contenida en el proyecto de Código Penal.

Betty Gerónimo, diputada, afirmó “una violación no se borra con un aborto entonces estamos más firmes que nunca. Más yo luché por la vida de mis hijos, que todo el mundo sabe que he tenido que luchar, que si fuera por los diagnósticos médicos, hoy en día mis hijos no estuvieran conmigo y gracias a Dios están ahí y son una muestra de que si vale pena”.

Para algunas congregaciones evangélicas, la despenalización de la interrupción de un embarazo sería dar rienda suelta al aborto libre.

Feliciano Lacen, presidente de Codue, sostuvo “la fábrica de muerte en RD, eso es un crimen. Imagínense que todas esas personas que están protestas y yo que estoy defendiendo nuestras madres hayan abortado, donde estuviéramos nosotros en este momento, de manera que ellos también tienen derecho a nacer”.

En tanto que la primera dama de la República, Raquel Arbaje, prefirió no fijar su posición en torno al debate, aún si considera que en este caso se hace necesario someter el aborto y sus causales a un referéndum.

Raquel Arbaje, Primera Dama de la República, indicó “yo prefiero no opinar porque no soy legisladora, pero siento que debería de haber un referéndum que sea el pueblo el que decida, porque yo tengo una posición más conservadora que el presidente”.   

Raquel Arbaje, Primera Dama de la República, indicó “yo prefiero no opinar porque no soy legisladora, pero siento que debería de haber un referéndum que sea el pueblo el que decida, porque yo tengo una posición más conservadora que el presidente”.

Fuente SIN.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.

CRISTO TE AMA