SIGUENOS EN FACEBOOK

Minnesota ganó el partido del retorno de las Grandes Ligas a República Dominicana

  • El bate de Miguel Sanó fue clave para el triunfo de la tropa de los Mellizos
  • Bateó jonrón y remolcó tres carreras para Minnesota
  • El estadio estuvo vendido por completo, pero no se llenó
 
SANTO DOMINGO Grandes Ligas volvió este sábado a suelo dominicano 20 años después y el público local disfrutó de un gran partido, donde no faltó nada de lo bueno que tiene el máximo nivel. Fueron más de dos horas y 51 minutos que duró el partido donde la afición local tuvo la oportunidad de ver un espectáculo de primera.

Los Mellizos ganaron 7-6 un partido donde el resultado suele ser intrascendente. A esta altura cuenta más realizar rutinas, probar jugadores y estrategias.

Desde las 10:00 de la mañana las tribunas del Quisqueya comenzaron a recibir fanáticos que tuvieron la oportunidad de ver las prácticas de Twins y Tigers, con Nelson Cruz y Miguel Ángel Sanó montando un show desde que salieron a calentar, con la Bandera dominicana en sus uniformes. Parte del espectáculo lo montaron ellos con palos kilométricos, un presagio de lo que pasaría en el encuentro, donde sobraron los batazos.

Iván Nova no podía perderse la oportunidad de volver a lanzar en el Quisqueya tras 11 años y a pesar de que abrió el pasado miércoles también lo hizo el sábado.

“No iba a desaprovechar la oportunidad de que me vean jugando en mi país”, dijo el sancristobalense.

Un desafío donde hubo 21 imparables, 13 carreras, jugaron 48 peloteros, incluyendo 14 lanzadores. Un partido de exhibición donde los dirigentes probaron como suelen hacer.

“Es un sueño poder jugar ante mi gente, mucha de las cuales nunca me han podido ver en los Estados Unidos. No quería retirarme sin una oportunidad como esta”, dijo Cruz.

“Es una gran oportunidad. Tuve el privilegio de jugar en Puerto Rico en 2018 y veía lejos este chance, pero gracias a Dios se dio y me lo disfruté como el que más”, dijo Sanó.

Si bien la boletería del parque se agotó quedaron espacio vacíos, en la zona de los bleachers. El área del Grand Stand estuvo llena

Cuando Sergio Alcántara salió a tomar un turno en el octavo, recibió un gran aplauso, impulsado por los seguidores azules al grito de “Licey, campeón”, que de inmediato encontró respuestas con abucheos de la otra parte de las tribunas que simpatiza con otros clubes.

Sanó se fue de 3-2, con jonrón y tres remolcadas; Cruz pegó dos imparables en tres oportunidades y el que falló fue un palo de 409 pies. Gilberto Celestino falló en cuatro turnos y Wander Javier en uno por los ganadores. Por los Tigres, Candelario se fue de 3-1, con una producida, Willi Castro de 3-1, Dawel Lugo de 5-1 y Sergio Alcántara de 1-0.

Así anotaron las carreras

Los Tigres se adelantaron en la primera entrada con un ramillete de tres vueltas. Jeimer Candelario encontró a Víctor Reyes y Eddie Rosario en las bases y sacó doblete remolcador de una al prado izquierdo.

Al turno siguiente, Jorge Bonifacio logró elevado productor al central para el 2-0. Un batazo de dos almohadillas de Brandon Nixon llevó a tercera vuelta felina al plato.

El descuento de los Mellizos vino en el segundo, una vez Iván Nova dejó el montículo, con rodado por el campo corto de Travis Blankenhorn que llevó a la goma a Alex Ávila.

La igualdad de la visita se produjo en el tercer episodio. Nelson Cruz, que en su turno anterior había levantado el estadio de sus asientos con un palo a la pared del central, sacudió hit por el medio del terreno y al turno siguiente Miguel Ángel Sanó despachó un vuelacercas por el central que le ganó el aplauso de la multitud, para el 3-3.

Sin embargo, Detroit recuperó la delantera al cierre del tercer inning con aporte latino. El venezolano Harold Castro abrió la entrada con jonrón por el derecho y luego Jorge Bonifacio trabajó un turno profundo antes de sacar un kilométrico vuelacercas por encima de una valla del bosque izquierdo, que desató la euforia de las tribunas. Los Twins se acercaron en el quinto.

Cruz pegó doblete al izquierdo, fue sustituido con una gran ovación del púbico y luego Sanó conectó línea fuerte por la antesala que Candelario le llegó pero no pudo lanzar y así entró la cuarta anotación gemela.

Sanó dejó el partido y el público se paró de sus asientos con aplausos. Luego, el cubanoamericano Alex Ávila disparó doble remolcador de dos al derecho que puso delante a los Mellizos 6-5.

Pero Eric Haase disparó tubey productor al izquierdo en el cierre del quinto, que volvió a empatar el choque.

Minnesota volvió a estar delante en el choque en la apertura del séptimo, con cuadrangular solitario de Drew Maggi.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.