SIGUENOS EN FACEBOOK

Ejército y Policía se comprometen a buscar "soluciones" a problemas de seguridad en Haití


  • Imagen de archivo. 

Europa Press
Puerto Príncipe

Los jefes del Ejército y de la Policía de Haití se han comprometido a buscar "soluciones" a los problemas de salud que aquejan al país tras los enfrentamientos entre policías y militares que se saldaron con dos muertos el domingo.

El encuentro entre el jefe del Ejército, el general Jodel Lesage, y el director general de la Policía, Normil Rameu, tuvo lugar este lunes y ambos lamentaron las víctimas registradas en los choques que tuvieron lugar en Campo de Marte, según ha informado el Ministerio de Comunicación haitiano.

Tanto Lesage como Rameau han lamentado lo que han calificado de "infiltración de criminales notorios" en las manifestaciones del domingo. "El Ejercito y la Policía trabajarán juntos y se comprometen a hacer todo lo posible para proteger los logros democráticos y combatir a las bandas armadas" para devolver la tranquilidad y la estabilidad a los ciudadanos.

Por su parte, el Ministerio de Justicia de Haití ha denunciado "un intento de golpe de Estado" por parte de los policías, que el domingo protagonizaron unas protestas para reclamar unas mejoras de sus condiciones laborales que concluyeron en un ataque contra un cuartel y enfrentamientos con militares.

Los incidentes más graves tuvieron lugar en el céntrico Campo de Marte, en Puerto Príncipe, donde un grupo de agentes atacó un cuartel de las Fuerzas Armadas situado en las inmediaciones del Palacio Nacional.

Así, ha advertido de que las reivindicaciones de los policías, "por legítimas que sean", no pueden justificar "acciones horribles", por lo que ha instado a este colectivo a permanecer en todo momento "dentro del marco de la ley" y desmarcarse de posibles grupos violentos.

También la Oficina Integrada de Naciones Unidas en Haití (BINUH), heredera de la antigua misión de paz, ha expresado su preocupación por "la utilización de la violencia como medio de reivindicación", en alusión a los "graves incidentes".

La BINUH ha instado a los agentes que reivindican una mejora de su situación laboral a que "eviten toda situación que pueda provocar la escalada de las tensiones", al tiempo que ha llamado a las fuerzas de seguridad a responder "de manera proporcionada" ante posibles amenazas.

El país caribeño vive sumido en una crisis política, con un gobierno en funciones desde hace casi un año y un contexto de tensiones sociales que ha dejado como consecuencia movilizaciones prácticamente constantes. Las organizaciones humanitarias han denunciado incluso problemas para repartir la ayuda.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.